Mensaje al Perú

Los Desastres Naturales


Saludamos al amado pueblo del Perú,

Hermanos peruanos hoy en día tememos a los desastres de la naturaleza, y todos tenemos el temor de que sucedan sismos, maremotos, etc.

Démonos cuenta de donde provienen, y no enterquemos nuestro corazón, porque si creemos en Dios, es sencillo saber de donde vienen estos desastres naturales y me gustaría que me acompañes a descubrirlo:

Sabemos que existe un Dios Todopoderoso, su Nombre hebreo es YAHWEH, el tiene control sobre todas las cosas en esta tierra.

Y el Señor al ser justo, permite que la maldad alcance al hombre, por su propia maldad, y lamentablemente esta maldad alcanza a los hijos que viven son esa misma semilla de maldad que los padres.

Nueva Versión Internacional
(Éxodo 20:5)
No te inclines delante de ellos ni los adores. Yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso. Cuando los padres son malvados y me odian, yo castigo a sus hijos hasta la tercera y cuarta generación.

Venimos de antepasados que fueron muy idolatras pues adoraban al sol, a la luna, a los astros y aun a la misma tierra y eso a acarreado maldiciones sobre nuestro pueblo.

Nueva Versión Internacional
(Jeremías 23:19)
El huracán del Señor se ha desatado con furor; un torbellino se cierne amenazante sobre la cabeza de los malvados.

Debemos pedirle perdón al Señor por nuestros padres y antepasados, y sus maldades para que el Señor tenga misericordia de esta Nación.

Los terremotos y desastres llamados naturales son consecuencia de los pecados del hombre sobre esta tierra, porque maldecimos la tierra al pecar contra Dios en ella y permitir tanta maldad hoy.

Nueva Versión Internacional
Isaías 24:1-6,19-21)
Miren, el Señor arrasa la tierra y la devasta, trastorna su faz y dispersa a sus habitantes. 2  Lo mismo les pasará al sacerdote y al pueblo, al amo y al esclavo, a la señora y a la esclava, al comprador y al vendedor, al prestamista y al prestatario, al acreedor y al deudor. 3  La tierra queda totalmente arrasada, saqueada por completo, porque el Señor lo ha dicho. 4  La tierra languidece y se marchita; el mundo se marchita y desfallece; desfallecen los notables de la tierra. 5 La tierra yace profanada, pisoteada por sus habitantes, porque han desobedecido las leyes, han violado los estatutos, han quebrantado el pacto eterno. 6  Por eso una maldición consume a la tierra, y los culpables son sus habitantes. Por eso el fuego los consume, y sólo quedan unos cuantos.
19 La tierra se quiebra, se desintegra; la tierra se agrieta, se resquebraja: la tierra tiembla y retiembla. 20 La tierra se tambalea como un borracho, se sacude como una choza. Tanto pesa sobre ella su rebelión que caerá para no volver a levantarse 21 En aquel día el Señor castigara a los poderes celestiales en el cielo y a los reyes terrenales en la tierra.

Todo esto en Isaías 24 me habla del día final y no de esos tiempos, es una profecía que tiene que cumplirse, y es para los tiempos finales, tiempo en que Dios castigara al mundo con justicia, por el pecado y la rebelión ante el pacto eterno en Cristo Jesús.

Jesucristo lo predijo:

 (Mateo 24:7)
Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares.

(Marcos 13:8)
Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá terremotos en muchos lugares, y habrá hambres y alborotos; principios de dolores son estos.

Pero en ambos pasajes me ubica los terremotos en los días finales.

No es la voluntad perfecta de Dios que hayan terremotos. Los Terremotos son causa del pecado del hombre, y esto porque quebrantaron las leyes de Dios las cuales puso en esta tierra y los pueblos del mundo han enfermado en el pecado y la depravación y eso les trae juicio

(Isaías. 24:4-6)
Se destruyó, cayó la tierra; enfermó, cayó el mundo; enfermaron los altos pueblos de la tierra. 5Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto sempiterno. 6Por esta causa la maldición consumió la tierra, y sus moradores fueron asolados; por esta causa fueron consumidos los habitantes de la tierra, y disminuyeron los hombres.

Los pueblos altos de este mundo están ya enfermos, se casan entre hombres, entre damas, y los países lo aceptan. Y en este país también lo quieren aceptar estas son abominaciones delante del Señor.

(Romanos 1:18-32)
Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; 19porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. 20Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. 21Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. 22Profesando ser sabios, se hicieron necios, 23y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.24Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, 25ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.26Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, 27y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.28Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; 29estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; 30murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, 31necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; 32quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.

(2Timoteo 3:1-5)
También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. 2Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, 3sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, 4traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, 5que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.

La maldad del hombre trae todas estas consecuencias, pues son solo principio de dolores, y muchos ni cuenta se darán hasta que ocurra lo que esta determinado por Dios, será como en los días de Noe.

La tierra esta enferma de pecado, el mundo esta enceguecido por el dios de este mundo, y esta siguiendo la maldad, al espíritu del anticristo
(2 Corintios 4:4)        
En los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

(1 Juan 5:19)
Sabemos que somos hijos de Dios, y que el mundo entero está bajo el control del maligno.

Por eso vienen consecuencias sobre esta tierra, por la maldad del hombre y también por la maldad de la misma iglesia, por que es el creyente de hoy el que viola el pacto eterno que Dios ha hecho en Cristo con toda la humanidad, y eso también trae consecuencia a la tierra.

Por eso debemos volvernos al Señor de toda la tierra a YAHWEH mediante su hijo YEHSHUAH HA MASHIAJ (JESUS CRISTO).

Tú quieres protección ante un sismo o maremoto mira al Señor, porque muchas veces le echas las culpas a Dios de las cosas malas que suceden pero la verdad es que el hombre “cosecha lo que siembra”.

(Gálatas 6:7)
No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

El hombre ha probado bombas en los mares, contaminado la tierra, destruido la capa de ozono y echo muchas maldades sobre la tierra y no quiere consecuencias sobre él.

Por eso estas a tiempo vuélvete a Dios, ora con tu familia y acude a la protección de Dios, “él es escudo a los que en Él confían”.

Ahora ya sabes que los desastres vienen por el pecado, y a eso se le llama castigo, porque es consecuencia de los malos actos humanos.

Y entérate algo más: a Dios le duele las consecuencias que tu pasas y que las personas pasan sobre esta tierra.

(Joel 2:13)
Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo.

Como todo padre por sus hijos, nos duele el mal que le sucede a nuestros hijos.

Dios esta con el quebrantado, con el que sufre, con el que esta padeciendo, Él esta allí.

El profeta Jonás hablo a la ciudad de Ninive y ellos se arrepintieron y buscaron al Señor y los perdono. Siendo Ninive una capital Asiría que era enemigo de Israel creyeron en el Señor YAHWEH.

(Jonás 3:1-10)
Vino palabra de Jehová por segunda vez a Jonás, diciendo: 2Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y proclama en ella el mensaje que yo te diré. 3Y se levantó Jonás, y fue a Nínive conforme a la palabra de Jehová. Y era Nínive ciudad grande en extremo, de tres días de camino. 4Y comenzó Jonás a entrar por la ciudad, camino de un día, y predicaba diciendo: De aquí a cuarenta días Nínive será destruida. 5Y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos. 6Y llegó la noticia hasta el rey de Nínive, y se levantó de su silla, se despojó de su vestido, y se cubrió de cilicio y se sentó sobre ceniza. 7E hizo proclamar y anunciar en Nínive, por mandato del rey y de sus grandes, diciendo: Hombres y animales, bueyes y ovejas, no gusten cosa alguna; no se les dé alimento, ni beban agua;  8sino cúbranse de cilicio hombres y animales, y clamen a Dios fuertemente; y conviértase cada uno de su mal camino, de la rapiña que hay en sus manos. 9¿Quién sabe si se volverá y se arrepentirá Dios, y se apartará del ardor de su ira, y no pereceremos? 10Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino; y se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo.

Arqueológicamente esta demostrado que existió Ninive.

Tu debes volverte al Señor apóyate en Dios y no pongas la seguridad de tu familia en cosas que no son totalmente seguras, la seguridad real esta en Dios tu salvador, acude a Él órale con tu familia todos los días y oídle su protección y vuélvete de tus malos caminos.

Haz esta oración de corazón:

Padre Nuestro que estas en los cielos, perdóname todos mis pecados, ten misericordia de mí, Padre yo creo en Jesucristo como mi único Señor y Salvador que tú enviaste por amor a morir por mi y ha resucitado para darme vida nueva, por eso Señor Jesús te invito a mi vida límpiame de toda maldad y vive en mi corazón en el nombre de Jesús. Amen.

Si haz hecho de corazón esta oración búscanos en la Iglesia Cristiana “Puestos los ojos en Jesús (Jirón Moquegua 780 Lima o llámame al teléfono: 998648302





Ps. Luis Acevedo Bazán

Comentarios